18/02/2020

Pont flotant presenta Ejercicios de amor, El hijo que quiero tener” y Las 7 diferencias en Madrid

Las tres piezas que podremos ver en esta Trilogía Creación Colectiva son una muestra de la genuina expresión contemporánea de la compañía

A punto de cumplir dos décadas de trayectoria, el colectivo valenciano formado por Álex Cantó, Joan Collado, Jesús Muñoz y Pau Pons ha desarrollado una poética propia basada en el trabajo físico del intérprete, la realidad dentro de la ficción y el carácter social

Pont Flotant plantea experiencias únicas para el público como compartir una paella con ellos mientras conversan sobre las relaciones humanas, el amor o las ilusiones

Los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid presentan la Trilogía Creación Colectiva, tres piezas de la compañía Pont Flotant: Ejercicios de amor, El hijo que quiero tener y Las 7 diferencias, que se podrán ver del 18 al 22 de febrero.

Ejercicios de amor, un recorrido por el teatro

Los días 18, 19 y 20, Ejercicios de amor recorrerá varios espacios del teatro con una ficción que no quiere desprenderse totalmente de lo real. Los cuatro miembros de Pont flotant hablan de las relaciones a partir de sus propias experiencias. Ejercicios de amor es un ‘carpe diem’ teatral pleno de un hedonismo tan natural y orgánico que traspasa el muro entre realidad y ficción a las primeras de cambio, instalándose entre el público.

Este laberinto (literal) escénico que nos propone Ejercicios de amor, este itinerario de la celebración y el festejo, es la particular manera de honrar la unión de las personas de la siempre sorprendente compañía valenciana. Un espacio y un momento alejados de la realidad cotidiana para reflexionar acerca de las relaciones entre los seres humanos y donde poder ilusionarnos en los dos sentidos de la palabra: la ilusión como mentira y también como deseo.

 

La reflexión sobre la paternidad de El hijo que quiero tener

El día 21 de febrero, con El hijo que quiero tener, nos plantean una pieza teatral comunitaria, de profundo contenido social y lúdico, generada desde el humor y la ternura. Partiendo de una circunstancia personal, los miembros de la compañía valenciana –como padres, madres y docentes– han querido trabajar sobre la relación intergeneracional en torno al tema de la educación, la crianza, la pedagogía, sobre el papel de progenitores, maestros/as e hijos/as en el proceso de aprendizaje, sobre el valor real de las cosas, la responsabilidad, el miedo y la libertad cuando está en juego el futuro de quienes nos han de suceder, sobre las enseñanzas de los que acumulan más años, más experiencia, más vida y los que apenas están estrenando su existencia.

«¿Qué hijo quería tener mi padre? ¿Qué hijo querría tener yo? ¿Qué abuelo querría que fuera yo para su hijo? ¿Qué padre hubiera querido tener mi hijo?». Estas son las preguntas que abren una propuesta en la que los miembros de Pont flotant, se enfrentan desde su mediana edad a eso que ya queda lejos, la infancia, y a lo que está por llegar, la senectud. Desde esa atalaya equidistante, convocaron a una serie de personas para realizar un taller de creación, con un grupo de niños/as por un lado y un grupo de mayores por otro.

La experiencia resultante termina por propiciar una auténtica catarsis tanto para los que la hacen como para los que la ven, disfrutan, ríen y lloran desde la butaca. Pasado, presente y futuro se encuentran en escena para tributar un homenaje de doble dirección, de progenitores a descendientes y viceversa.

 

El turno de la infancia: Las 7 diferencias

Por último, los días 22 y 23 de febrero, niños y niñas podrán vivir este espectáculo que les familiariza con otras formas de existir, a través de la música, el juego y el humor. Con una clara vocación didáctica y lúdica y una loable ambición por dibujar fielmente el mundo diverso que hoy habitamos, donde culturas diferentes están llamadas a vivir conjuntamente, este montaje está hecho precisamente para que la armonía de esa convivencia sea un hecho incontestable. La diferencia no ha de ser un impedimento para acercarnos al otro, al que habla otra lengua, al que tiene otro color de piel, al que come otro tipo de cosas y usa otro tipo de ropas.

Con el Premio al Mejor Espectáculo para Niños y Niñas de los premios de las Artes Escénicas Valencianas del IVC de 2018 y de la Mostra de Teatre de Alcoi 2018, este canto a la curiosidad tiene en el lenguaje del cuerpo, la música, el juego, el humor y la mezcla de las historias reales de los intérpretes con la ficción, sus ingredientes principales, así como una manifiesta intención de reflexionar en familia sobre lo que realmente nos separa y nos une a las personas, sobre cómo nos gusta sentirnos diferentes pero, en cambio, nos molesta cuando nos hacen sentir que esas diferencias nos dejan fuera.

 

La compañía Pont Flotant

La revitalización del teatro valenciano en los últimos años tiene en la compañía Pont flotant una de sus máximas expresiones. A punto de cumplir dos décadas de trayectoria, el colectivo formado por Álex Cantó, Joan Collado, Jesús Muñoz y Pau Pons ha desarrollado una poética propia basada en el trabajo físico del intérprete, una particular relación con el espacio y el espectador, la experimentación con la realidad dentro de la ficción, la mezcla de lenguajes escénicos y la inclusión de una parte de su entorno social dentro del proceso de investigación, de creación y de exhibición de sus obras. Las tres piezas que podremos ver en esta Trilogía Creación Colectiva que presentamos son una buena muestra de esa genuina expresión contemporánea que no renuncia a los valores pedagógicos del teatro y que comporta una buena dosis de trabajo comunitario con personas no vinculadas al medio escénico.

Empresa asociada a:

Con el suporte de:

Pin It on Pinterest

Share This